Samara, la ciudad rusa cerrada

Samara es mucho más que la cuna de los vehículos Lada y una de las sedes del Mundial 2018.

Es un espacio para descubrir parte de la historia del Imperio Ruso y de la Unión Soviética –cuando se convirtió en una ciudad con acceso restringido–.

Y si te gusta la playa, es un sitio para disfrutar junto al azul río Volga en verano, cuando la temperatura media ronda los 21° C.

 

Una ciudad antes cerrada

Durante la Guerra Fría, posterior a la Segunda Guerra Mundial, Samara se convirtió en una ciudad cerrada.

El ingreso y el egreso a ella estaban fuertemente controlados.

¿El motivo?

Allí se encontraban las principales fábricas militares y aeroespaciales.

En la actualidad, las factorías más destacadas son Nestlé en alimentos, Lada en vehículos –rusa en sus orígenes y luego comprada por Nissan–, Rosneft en equipamiento para petróleos y gas, así como otras vinculadas con los metales y los equipos para ferrocarriles.

 

Enbankment

El Enbankment o Embarcadero es el lugar de donde salen los cruceros que recorren el mítico río Volga durante poco más de una hora.

Ese sitio es parte de una costanera –o malecón– de 5 kilómetros, que hacen de ella la más extensa de toda Rusia.

Allí la gente anda en bicicleta, pasea y se detiene en los cafés.

 

Escultura con remeros

Una de las curiosidades de Samara es una escultura basada en una canción popular. Se trata de “Canto de los remeros del Volga”, que a su vez es el título del famoso cuadro “Burlaks en el Volga” del pintor Iliá Repin.

La canción y la pintura remiten al duro trabajo de los barqueros durante el Imperio Ruso.

La escultura imita un atril con un cuadro.

Del cuadro solo se aprecia el marco, los remeros y una barca, y tiene como fondo al río Volga real, ya que el conjunto fue situado en una explanada que balconea sobre ese curso fluvial.

De modo que la escultura cambia todo el tiempo y lo mismo las fotos que los viajeros, inevitablemente, se toman allí.

 

La plaza más grande de Europa y el bunker de Stalin

La plaza Kúibyshev es la mayor de Europa. Su superficie es de 17,4 hectáreas o, dicho de otro modo, poco más de 17 manzanas.

Los habitantes de Samara se enorgullecen de este lugar abierto, usado para desfiles militares en la época de la Unión Soviética.

En otro sector de la ciudad se encuentra el búnker que el dirigente Joseph Stalin hizo construir para refugiarse ante un eventual ataque, durante la Segunda Guerra.

Se encuentra a 37 metros de profundidad y está abierto a los turistas.

El refugio se construyó en 1942. Nunca fue utilizado.

 

 

 

 

 

Fuentes de las imágenes:

 

https://www.videoblocks.com/video/samara-russia—july-7-2013-apartment-complex-ladya-is-located-in-heart-of-samara-city-near-volga-river-q9cf8t4

 

http://tursamara.com/tours-mundial-2018/

 

https://www.ribttes.com/the-city-of-samara/

 

……………………..

Facebook Comments