Monstruos en un parque temático del siglo XVI

En Bomarzo, Italia, está el que probablemente sea el primer parque temático de la historia: el Parco dei Mostri o Parque de los Monstruos.

No es un clásico jardín italiano como los que aparecieron durante el Renacimiento.

Es, por el contrario, una galería tenebrosa al aire libre, redescubierta a inicios del 1900.

Si te gusta lo gótico, lo misterioso y lo incomprensible, es un lugar hecho a tu medida.

 

La entrada

“Vosotros que entráis aquí, considerad lo que veis y luego decid si tantas maravillas están hechas por el engaño o por el arte”. Eso es lo que se lee en las dos esfinges aladas situadas a la entrada del lugar, situado en Viterbo, al norte de Roma.

Ese ámbito presenta una irreal sucesión de gigantescas esculturas hechas en roca. Todas tienen un aspecto tenebroso o absurdo. Y formaba parte de los jardines del castillo de la familia Orsini. Fue justamente Pier Francesco Orsini quien mandó a crear el parque, luego de la muerte de su mujer, Giulia Farnesio.

 

La tortuga

Además de las figuras de Pegaso, Neptuno, el dragón, la sirena, Proteo, Caco, Hércules y Orco, se puede apreciar la imagen de una tortuga.

Gigantesca como todos los demás habitantes del lugar, lleva a cuestas una columna, una esfera que podría representar el mundo y una imagen de la diosa Fama.

La diosa toca la trompeta y solo apoya uno de sus pies en la tierra. Para algunos, eso indica la inestabilidad de todo lo humano.

Con la tortuga sucede lo mismo que con las demás esculturas: sugiere más cosas de las que se ven a simple vista.

 

La casa inclinada

Es uno de los pocos elementos que no remiten a un animal, dios o semidios.

La casa fue construida de modo tal que quien ingresa pierde la noción de equilibrio, y se siente incómodo, extraño.

Para acceder de un modo fácil a ella, los arquitectos manieristas Jacopo Vignola y Pirro Ligorio -que concibieron todo ese sitio- idearon un puente a la altura de la mitad de la construcción.

 

Inspiración

Salvador Dalí se inspiró en el Parque para pintar su cuadro “Las tentaciones de San Antonio”. Sumado a ello, tomó una serie de fotografías e hizo un cortometraje sobre lo que allí vio.

El poeta Jean Cocteau, el director de cine Roberto Rossellini y el líder de los surrealistas André Breton se encuentran entre los visitantes de ese lugar exótico.

El escritor argentino Manuel Mujica Láinez escribió una novela titulada “Bomarzo”, que luego convirtió en ópera con la música de su compatriota Alberto Ginastera.

 

 

 

Fuente de las imágenes:

 

https://civitavecchia.portmobility.it/es/bomarzo-y-el-parque-de-los-monstruos-la-informacion-necesaria

Facebook Comments