La Plaza Mayor de Madrid y el caballo que comía pájaros

 

Uno puede irse de Madrid sin conocer el Templo de Debod o el Museo Sorolla –ambos altamente recomendables–, pero la Plaza Mayor es una cita que no deberías pasar por alto.

Este lugar icónico tiene siete particularidades destacables, además de la historia del caballo de la estatua central.

5 nombres

Este recinto, hoy de 129 metros de largo por 94 de ancho, no siempre se llamó de la misma manera.

Comenzó como Plaza del Arrabal, luego Plaza de la Constitución, Plaza Mayor, Plaza Real, Plaza de la República y, finalmente, de nuevo Plaza Mayor.

Vale aclarar que los cambios de nombre no fueron lineales, sino que hubo marchas y contramarchas.

La Casa de la Panadería

El gremio de los panaderos tuvo una fuerte presencia en la Plaza.

En el siglo XVI, el rey decide actuar frente a las revueltas producidas en la población por la distribución de pan. Y encarga la construcción de un gran depósito de granos y harina, que pasó a llamarse Casa de la Panadería.

Hoy, puede verse ese edificio integrado de modo armónico a la arquitectura de la Plaza.

La Casa de la Carnicería

Fue otro espacio dedicado únicamente a ese gremio. Se halla justo enfrente de la Casa de la Panadería.

237 balcones

En total, la Plaza cuenta con 237 balcones. Ellos pertenecen a las viviendas y hoteles que hoy ocupan los edificios que conforman su perímetro.

De esos balcones, los de la Casa de la Panadería fueron utilizados antiguamente por los reyes para observar las corridas de toros que allí se celebraban.

Varios usos

La Plaza nació –como toda las plazas– a modo de espacio para el intercambio comercial y el encuentro social.

Ello no quita que en distintas oportunidades se la haya usado como plaza de toros, ámbito para autos de fe de la Inquisición, lugar de ejecuciones públicas –con garrote, horca, hacha, cuchillo–, y espacio de encuentros de equitación, bailes y desfiles de carnaval.

Durante algunos años funcionó a modo de parque, con árboles y fuentes.

También fue cabecera de líneas de tranvías y estacionamiento para autos. Hoy, solo se puede acceder a ella a pie.

Mercados y coleccionistas

La Plaza Mayor, en diciembre, es el ámbito de un mercado navideño. En él se exhiben y venden pinos naturales, adornos y pesebres o belenes.

Además, todos los domingos y feriados a la mañana se reúnen los fanáticos de las monedas –numismáticos– y las estampillas –filatelistas–, para intercambiar sus valoradas piezas.

Por la misma razón, existen allí numerosos locales dedicados a esas formas de coleccionismo.

Escudo de armas

El único escudo de armas presente en la Plaza Mayor es el del rey Carlos II, llamado “el Hechizado”, un monarca que rigió España entre 1665 y 1700.

Murió sin descendencia y con él se extinguió la rama española de los Habsburgo.

El escudo, de piedra, se encuentra en la parte superior Casa de la Panadería.

 

El caballo que comía pájaros

La estatua de Felipe III montado en un caballo fue creada en 1616, y está en la Plaza Mayor desde 1848.

Al proclamarse la II República en 1931, alguien colocó un explosivo en la boca del animal, aprovechando que su interior era hueco.

Cuando se produjo la detonación, aparecieron esparcidos en el suelo numerosos huesos muy pequeños.

De ello se infirió que eran de pájaros que entraban al caballo por su boca, y luego no podían salir.

Entonces se selló la boca del equipo, como puede hoy apreciarse.

 

 

Fuentes de las imágenes:

  • https://es.wikipedia.org/wiki/Plaza_Mayor_de_Madrid
  • https://sp.depositphotos.com/58125053/stock-photo-king-philip-iii-equestrian-statue.html

 

 

Facebook Comments