Curiosidades amuralladas

La Gran Muralla China no siempre tuvo ese nombre.

Antes del siglo XIX, se la conocía como “la muralla”, “la barrera” o “el fuerte”.

Si te interesan estos aspectos poco habituales de esa impactante mole, o si estás pensando en viajar al gigante

asiático, aquí se dan varias precisiones inesperadas adicionales.

 

Dos milenios

La Gran Muralla se construyó a lo largo de dos milenios. Las labores comenzaron en el siglo 8 a.C. y

concluyeron en 1644.

Otro dato impensado: se calcula que unos 800.000 trabajado intervinieron en la construcción. Por lo tanto, se

cree que es la obra arquitectónica en la que más personas participaron en la historia de la humanidad.

Más cerca en el tiempo, en los años 70 el gobierno permitió que las personas que vivían cerca tomaran

ladrillos de las partes derruidas de la Gran Muralla para reparar, o construir, sus viviendas.

Además, la construcción fue el escenario de una batalla en la guerra entre China y Japón en 1938. Luego de

eso, no hubo más enfrentamientos bélicos a lo largo de su extensión.

 

¿Con huesos?

Un mito dice que Gran Muralla fue hecha con huesos humanos. Es totalmente falso. A simple vista puede

verse que se empleó la piedra, el granito y el ladrillo. Y el uso de estos materiales dependió de su abundancia

en cada momento.

Otro aspecto vinculado con su secreto: el gobierno de China no dejaba que cualquiera se acerca a la

construcción.

Solo en 1605 se permitió que un occidental la visitara: fue el explorador jesuita, portugués, Bento de Góis.

Finalmente, hay que destacar que su longitud es de 21.000 kilómetros. Antes de que se permitiera el acceso a

la Gran Muralla, se calculaba que la extensión era de aproximadamente la mitad de esa cifra.

 

 

 

 

 

 

Fuentes de las imágenes

https://chinaicons.com/tag/chinese-film-industry/

Skate the Wall

https://www.travelandleisure.com/travel-tips/the-great-wall-of-china

Facebook Comments