Aguas Turquesas de Millpu

Uno de los sitios naturales más llamativos de Ayacucho, en Perú, son sus piscinas naturales denominadas Aguas Turquesas de Millpu.

Aquí conocerás varias particularidades.

Belleza serrana

Las Aguas Turquesas son 20 piscinas naturales que por efecto de los rayos del sol  y de los minerales que contienen, adquieren ese torno en una época del año.

En otras, se tornan de un verde refulgente.

Sumado a ello, el sitio se encuentra rodeado por la belleza de la sierras, lo que le suma un atractivo extra.

Para arribar a ese punto de Ayacucho, es preciso tomar un autobús desde Lima, para un viaje que durará unas 10 horas. O un avión que en una hora arribará a esa ciudad.

Además, hay un servicio de autobuses que unen Cusco con esa localidad ya que son muchos los turistas que luego de visitar la antigua capital del Imperio Inca y actual “capital histórica” peruana, deciden conocer esas piscinas.

Una vez que se arriba a Ayacucho, el siguiente paso es tomar un autobús hasta la localidad de Circamarca.

Desde allí, es preciso seguir un recorrido a pie –no del todo sencillo– hasta arribar a las deslumbrantes Aguas Turquesas.

Por el cañón

Otra opción es contratar un tour grupal y guiado, desde Ayacucho.

Con él se realiza una caminata por el cañón desde donde se tiene una vista aérea de las piscinas. Luego comienza el descenso paso a paso, y se atraviesa una cascada que indica el inicio de esa maravilla natural.

El tour guiado permite también acceder al Millpu, un pozón donde nacen las aguas del río que forman las Aguas Turquesas.

El mejor momento para visitar ese lugar va de mayo a septiembre, que es cuando menos lluvias se producen.

En cambio, en enero y febrero las copiosas lluvias hacen que el color de las piscinas sea como el de cualquier río serrano.

Es importante saber que el acceso a los turistas se hace de forma limitada, ya que el exceso de personas modifica el fondo de minerales de las piscinas y eso les da un color grisáceo.

Facebook Comments Box