4 cosas para hacer en Holbox

Holbox de noche.

La isla de Holbox está ubicada en el estado de Quintana Ro, frente a las costas de la Rivera Maya, México.

Para llegar a la isla, es necesario tomar un barco desde el puerto de Chiquila. Hasta ese lugar, se puede llegar en la línea de autobuses ADO —que tarda algo más de dos horas desde Cancún o desde Playa del Carmen, y tiene una tarifa de unos 20 dólares— o por un medio propio, alquilando un vehículo.

Un dato curioso para el camino. El viajero podrá observar que en la ruta hacia el puerto hay cables que cruzan por encima. No son simples cables, sino puentes para los animales que viven allí: así, cruzan por esas vía sin interrumpir el tránsito ni sufrir accidentes si lo hicieran por tierra.

Aquí te contamos otros detalles.

Un toldo

En el puerto se puede estacionar el coche gratuitamente o se puede pagar por un toldo —opción que es ampliamente recomendable, teniendo en cuenta el fuerte calor—. El viaje en barco hasta la isla se puede hacer desde las 6 de la mañana hasta las 21 de la noche, cada media hora. Cuesta aproximadamente 10 dólares cada viaje—. El viaje, de por sí, es todo un espectáculo en el que aprecia el horizonte interminable del mar.

En la isla

Lo primero que quien llega encuentra en Holbox es una nueva realidad: no hay pavimento o vehículos a motor. Los tres modos de recorrer la localidad son: a pie, en bicicleta o en carrito eléctrico —taxi o carrito alquilados—.

La primera actividad recomendable es recorrer la ciudad. Esta es recomendable hacerla en bicicleta —los locales para alquilarlas abundan— pero bien se puede hacer a pie.

La ciudad tiene como protagonistas centrales a los colores, de todos los tipos y formas.

Se necesita de un mapa para recorrerla, pero también se descubrirla al azar. Es un lugar muy cambiante: cada año se celebra un festival de arte en el que participan muralistas de todo el mundo y viajan allí para pintar las paredes públicas. Formas, figuras, caras, ojos, colores, paisajes, todo esto se puede ver en los muros de muchas construcciones.

Otro sitio imperdible —y este dentro de la ciudad—, es el Mercado Municipal. Allí se pueden encontrar infinidad de pequeños restaurantes que sirven comidas típicas: tortillas, tacos, barbacoa, carnita, jugos, panuchos.

Para la elección del hospedaje, se tiene que tener en cuenta la cercanía con la playa y con el centro, la cantidad de actividades que brinda —desde yoga hasta excursiones— y la disponibilidad de bicicletas.

Las playas de toda la isla se caracterizan por su extensión y muy suave pendiente. Esto no solamente significa una comodidad para el turista y una adaptabilidad a las vacaciones en familia, sino también la posibilidad de mucha mayor creatividad por parte de los clubes de playa. Estos sumaron en sus territorios distintas hamacas y camastros sobre el mar —sí, sobre el mar— en los que los turistas pueden relajarse.

Paredes pintadas

Fuera de la ciudad

Se pueden encontrar otras dos regiones en la isla: Punta Cocos y Punta Mosquito.

A la primera no es posible acceder directamente desde la playa, sino que hay que caminar por las calles —también de arena o tierra—. Cuando se llega a Punto Cocos, se encuentra un panorama increíble. Las playas de la isla Holbox son paradisíacas, pero, en especial, las que están en Punta Cocos.

Allí se pueden ver flamencos, y alguien se preguntará por qué es relevante este detalle. Estas aves se paran en las orillas del mar —que, en toda la isla, no son profundas— y mueven sus patas para así conseguir su alimento: un pequeño microbio llamado plancton que habita en la arena bajo el agua. Es por la existencia de ese pequeño ser vivo que, a la noche y principalmente en verano, en esta región se produce un fenómeno único: la bioluminiscencia. Si una persona se mete al mar a la noche y remueve un poco la arena o el agua, va a notar que empiezan a aparecer lucecitas de distintos colores azules y turquesas. Esas luces son producidas por los planctones.

En Punta Mosquito existe la posibilidad de hacer una excursión que es única: nadar con tiburones-ballena, que son los peces más grandes del mundo.

Facebook Comments Box