3 lugares mágicos de Viña del Mar

Situada en el centro del extenso territorio de Chile, en Sudamérica, Viña del Mar es una ciudad famosa por su Festival Internacional de la Canción.

Además de ese evento anual que se inició en 1960, Viña tiene muchas más cosas para ofrecer al turista que busca lugares no convencionales.

Tres de ellos los verás aquí.

Viña del Mar y su reloj

¿Personas haciendo una fila para ver un reloj?

Sí, esto sucede en el Reloj de Flores que se instaló en Viña del Mar en 1962. En ese año la ciudad resultó una de las sedes del Mundial de Fútbol.

Su maquinaria original era de la fábrica Favag, de Suiza.

El Reloj fue destruido por manos anónimas en 2013 y se lo reemplazó por uno de origen mexicano.

También resultó estropeado durante una tormenta de lluvia y viento en 2017, pero pronto se lo puso en funciones de nuevo.

Sin dudas, es un símbolo de los habitantes de Viña que se han empeñado en mantenerlo vivo.

Las flores que forman los números son deslumbrantes. Por eso no resulta extraño que los visitantes de la ciudad balnearia hagan fila para tomarse allí una foto de recuerdo.

El Reloj se halla en Álamos 590, a los pies del cerro Castillo y frente del balneario Caleta Abarca.

Desde el Casino de Viña del Mar, de San Martín 199, se puede llegar caminando en unos 20 minutos. En autobús, hay que caminar 700 metros hasta la parada de la línea 214, donde se toma el que va en dirección a la Aduana.

En auto particular o en taxi, siempre desde el Casino, el recorrido es de unos 10 minutos.

Reñaca, una playa destacada de Viña del Mar

Entre las variadas playas que ofrece Viña, sobresale Playa Reñaca.

Es un lugar ideal para pasar el día. Así mismo, es recomendable quedarse hasta la puesta de sol: la belleza de ese momento, en ese sitio, es indescriptible.

Además, cada 31 de diciembre se desarrolla en ese punto el Festival Pirotécnico del Gran Valparaíso que se ha convertido en un clásico desde su primera edición en 2007.

Vale la pena, también, acercarse al mirador Cochoa que permite obtener un punto de vista distinto de ese paisaje. Cochoa es una playa más pequeña y tranquila que Reñaca, ubicada a unos 3 kilómetros de ella.

Volviendo a Playa Reñaca, es preciso recordar que allí llegaban a inicios del siglo XX las familias más poderosas de Chile atraídas por lo pintoresco del lugar.

Para visitar la Playa desde el Casino es preciso tomar el autobús 216 y luego el 302.

En auto particular o taxi, hay que dirigirse por la Avenida Borgoño hacia el norte durante 9 kilómetros.

Quien prefiera caminar, puede disfrutar de un magnífico recorrido que demanda unos 90 minutos por la misma Avenida Bogoño.

Castillo Wulff, un símbolo de Viña del Mar

Un lugar casi mítico de Viña del Mar es el castillo Wulff o Wülff.

Se construyó en los comienzos del siglo XX. Su impulsor fue el emprendedor y filántropo Gustavo Wulff.

De estilo franco-germano, está inspirado en una residencia ubicada en Liechtenstein, Europa.

La construcción llama la atención por estar emplazada en un lugar único de la costa. También es deslumbrante por dentro.

Los turistas y los habitantes de la ciudad pueden visitarlo y descubrir sus fantásticos salones.

Al ser el castillo la sede de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Viña del Mar, se desarrollan exposiciones y otras actividades para que las personas disfruten de esa construcción singular.

Por otro lado, en 1995 fue declarado Monumento Histórico Nacional.

Además, desde sus balcones y ventanas se ven las playas y la ciudad.

Sin dudas, es otro lugar para obtener fotos y selfies memorables.

El castillo se encuentra en Avenida La Marina 37, entre la desembocadura del estero Marga Marga y Caleta Abarca, un balneario.

Para llegar al castillo desde el Casino, en auto particular o taxi hay que tomar la Avenida La Marina y seguir hasta el oeste por 750 metros.

Si se desea caminar, el recorrido toma unos 15 minutos.

En autobús, hay que tomar la línea 11 hacia Galvarino-Playa Ancha.

Facebook Comments Box